Saltar al contenido
Lonely Shouters

El MIT confiesa: «la hemos liado parda»

agosto 3, 2020

Entrevista exclusiva a científicos del MIT que confiesan haber roto el mundo intentando arreglarlo «como hace todo el mundo».

John L. Nietsnie, Doctorado en Astrofísica y Biblioteconomía por el MIT y CEAC, respectivamente, nació en Estados Unidos en 1968 al poco de que su familia llegará desde Hungría.

Nos recibe en su despacho, detrás de él hay un planisferio repleto de notas adhesivas de colores, en uno de ellos puede verse dibujado lo que sin duda es un falo, o quizás algún extraño símbolo matemático. No podemos asegurarlo.

¿Por qué han emitido este comunicado usted y sus colegas?

Queríamos que el mundo supiera la verdad. Todos los males de este 2020 tienen una causa común y nos angustia mucho ver a las personas echándose la culpa unas a otras, o aún peor: a los gobiernos y las corporaciones.

¿La culpa de qué exactamente?

¡De todo, hombre! ¡De todo! Que si la pandemia es culpa de la codicia y la destrucción del medioambiente, que si no es más que una crisis económica larvada desde que la deuda mundial multiplicara por 10 el producto interior bruto mundial que si el Fondo Monetario Internacional esto que si el Banco Mundial lo otro, que si mi gobierno, que si el tuyo… Pobrecitos míos, qué mal se lo estamos haciendo pasar a todas esas buenas gentes. Nada de eso es cierto y todos esos presidentes, ciudadanos y accionistas son víctimas de nuestra osadía.

¿Qué tienen que ver ustedes en todo esto? ¿Qué pinta un instituto tecnológico como el suyo? ¿Qué pinta usted?

Mire, todo esto empezó… (John titubea. Mira a derecha y a izquierda. Agacha la cabeza y se desliza sobre su asiento para acercarse más a nosotros) … ¿Usted nunca se ha puesto a hablar de los grandes problemas de la humanidad mientras se toma una cerveza con su amigo un Sábado por la noche?

Eh… Sí… claro, alguna vez… pero…

¿Y nunca les han interrumpido preguntándoles que qué hacen y han contestado: «aquí, nada, arreglando el mundo»?

Pues… sí, alguna vez…

¡Pues eso nos pasó a nosotros!

Perdone pero… no entiendo…

Le cuento. En Navidades de 2019, no, perdón, era 2018, el tiempo vuela; nos juntamos mis colegas y yo, era la cena del departamento y ya estábamos de sobremesa y un poco pedo la verdad. Recuerdo claramente que Mike, no Mike no, Mike se había quedado dormido en pelotas encima de Sully… borre esta parte, digo… Jenny, la buena de Jenny dijo que el mundo iba mal porque no nos dejaban a nosotros, a los científicos, dirigirlo. A todos nos pareció una obviedad y dijimos «vale y qué tenemos que hacer para que nos hagan caso» luego creo que fue Ted quien llamó ahí mismo a su colega de Naciones Unidas, estaba en ese momento tocando el piano en casa de la Merkel… el tipo montó un grupo de WhatsApp con el resto de mandatarios. «Esto lo arregla el MIT» lo llamó…

Perdón ¿Un grupo de WhatsApp? ¿Con qué mandatarios?

¡Pues todos! ¿Qué te crees que usan los presidentes para ponerse de acuerdo con sus ministros y recordarse las fechas de los aniversarios?

No sé, no suena muy oficial …

Por favor. Nadie usa los canales oficiales para nada importante. La gente se ríe de Trump porque twittea todo lo que se le pasa por lo cabeza…

… como Elon Musk

… sí, pero Elon mola. Me ha dicho que me va a dejar subir en la próxima misión tripulada… ¡no me desvíe! que decía que la gente se ríe de Trump y seguro que inconscientemente piensan que luego habrá correos y cartas oficiales con firmas y comités y burocracia… ¡Despierten! Trump dirige el país desde Twitter, lo que publica en su muro son órdenes ejecutivas de facto.

Discúlpeme pero me cuesta creer que el mundo se gobierna desde Twitter… o desde un grupo de WhatsApp.

Le comprendo pero es cierto. ¡El umpalumpa de Trump es un maldito visionario! Pensábamos que estaba loco pero ahora vemos que lo que ha hecho ha sido eliminar la burocracia, la hipertrofia administrativa y la distancia con el electorado de la noche a la mañana simplemente registrándose en una aplicación gratuita. ¡Un genio!

Si usted lo dice. Volviendo al grupo de WhatsApp con los mandatarios…

Sí, es verdad. Bueno, pues el amigo de Ted nos metió a todos los catedráticos del MIT y a todos los jefazos del mundo. Al principio todo el mundo pensó que era un grupo de coña. Como cuándo el hijo del príncipe Charles montó aquel grupo de «Fuck Crimea» en 2013… bueno, borre eso también… eso fue una broma que se fue un poco de… ¡Usted me lía! ¡que eso, que sí! que pensaron que era de coña pero luego, pasadas las Navidades, vieron que insistíamos, que íbamos en serio y empezaron a hacermos caso… y… bueno, así pasó.

¿Qué pasó?

Todo.

Ya estamos otra vez ¿Cómo que «todo»?

Pues todo. Nos basamos en una Inteligencia Artificial nueva que tenemos, en realidad es de Microsoft pero nos llevamos el mérito y el presupuesto… «Pensamiento Profundo» la hemos llamado, por Douglas Adams y su… da igual, el caso es que nos dió las pautas para mejorar, nosotros en realidad ni escribíamos en el grupo de WhatsApp. Le abrimos a la maquinita una sesión web con mi número y ella respondía como si fuera yo, al poco hasta le organizaba los playlist de Spotify a Macron, ahí sí que al menos alguien ha salido ganando porque si viera usted la basura que escuchabas Emmanuel antes…

Discúlpeme pero se está desviando, otra vez… ¿qué es «todo»?

¡Uy, sí, perdón! Pues todo: los incendios de Australia, el conflicto con Irán, los OVNIS del Pentágono, el COVID claro, lo de la Luna fuera de su órbita…

¿Que la Luna qué…?

Uy… No, eso aún no… nada, olvídelo…

La entrevista termina abruptamente cuando el teléfono de John vibra. Se aprecia en la pantalla el icono de notificación de WhatsApp. John desbloquea su teléfono, sus ojos recorren rápidamente un par de líneas y abandona su despacho sin despedirse. Entre dientes masculla algo ininteligible pero nos parece entender al menos una palabra: «… graciosillos …».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *